4 muertes misteriosas que no se resolvieron

No debe haber nada más horrible que desaparecer de la existencia sin dejar pista alguna de qué te sucedió, más que tu cuerpo. En la historia de la humanidad se han visto casos increíbles de muertes misteriosas que jamás fueron resueltas, ¡ni con la mejor tecnología forense! Sigue leyendo y descubre algunos de los ejemplos más impresionantes de personas cuyo deceso hasta hoy permanece con causas desconocidas.

1) Tom Thomson

tomthomsonEl pintor canadiense fue visto por última vez partiendo a un paseo de pesca en canoa el día 8 de Julio de 1917. Ocho días después, su cuerpo fue encontrado flotando en el Lago Canoa bajo circunstancias misteriosas: tenía una herida en la sien y el sedal de su caña estaba enrollado 16 veces en su tobillo izquierdo. Hay muchas teorías al respecto: los investigadores dicen que fue un ahogo accidental, pero, ¿qué lo causó? Es posible que simplemente su bote haya tropezado con algún residuo, haciéndolo caer, o que trate de un despiadado asesinato, de cualquier forma, siempre será un misterio.

2) El Asesinato del Carro en Llamas

1930_Alfred_RouseEn 1930, Alfred Rouse intentó fingir su propia muerte golpeando a un hombre con un mazo y quemando el cuerpo en su auto. Fue visto huyendo de la escena y eventualmente condenado con pena de muerte. Sin embargo, la identidad de esta pobre víctima sigue siendo un misterio, aunque por mucho tiempo se creyó que se trataba de William Thomas Briggs, un hombre que había desaparecido cuando se dirigía a una consulta médica al mismo tiempo que sucedieron los hechos.

El hombre era similar a Rouse en apariencia, por lo que hubiera sido la carnada perfecta, pero no fue hasta 2014 cuando su familia decidió hacer pruebas de ADN y vieron que no coincidía. Ahora no solo está el misterio de la víctima, sino además el de Briggs, aunque la pregunta que realmente importa es, ¿por qué el asesino no fue interrogado antes de ser llevado a la horca? Nunca lo sabremos.

3) Julia Wallace

julia_wallace_miesterioEl asesinato de Julia Wallace en Liverpool es un fascinante caso que desde su acontecimiento en 1931 ha inspirado a numerosos autores. El 20 de Enero, un hombre que se hacía llamar R.M. Qualtrough telefoneó al Club Central de Ajedrez en dicha ciudad con un mensaje para uno de sus miembros, William Hebert Wallace. La secretaria tomó el recado: decía que el hombre debía dirigirse a un lugar específico a la tarde siguiente. Jardines de Menlove Este 25 era la dirección. Trabajaba como agente de seguros, así que no tuvo ninguna sospecha ya que esto era algo muy común.

Al otro día Wallace llegó al sitio, tratando de encontrar la calle. Se dio cuenta de que estaban los Jardines de Menlove Norte, Sur, Oeste… ¡Pero el Este no existía! Asumiendo que solo era una broma, regresó a su hogar solo para encontrarse a su esposa brutalmente asesinada en la sala.

William Wallace fue condenado por el crimen, pero el veredicto cambió luego de una apelación. Otros dos sujetos se consideraron sospechosos: uno fue Richard Parry, un joven de 22 años que perdió su trabajo en su compañía de seguros cuando Wallace delató comportamientos deshonestos; el otro era Joseph Mardsen, a quien Julia, en un giro inesperado de los eventos, le había estado pagando por sexo. El sospechoso quería mantener esto en secreto ya que estaba a punto de casarse con una mujer de familia poderosa.

Nadie dijo que resolver crímenes sería fácil, sobre todo con detalles tan impredecibles y misterios tan bien ocultos.

4) Laetitia Toureaux

Laetitia_toureauxCuando Laetitia Nourrissat Toureaux abordó un metro en la estación Porte de Charenton de París, a las 6:27 de la tarde en Mayo de 1937, era la única persona en el vagón de primera clase. Cuando el vehículo paró en la próxima estación tan solo unos minutos después, tres personas abordaron y, en efecto, la mujer seguía siendo la única allí, solo que ahora se encontraba desplomada con una daga saliendo de su cuello.

Pero lo fascinante de Madame Toureaux no solo fue su muerte, sino el peculiar estilo de vida que llevaba: esta viuda italiana trabajaba en una fábrica de pegamento de día, y en la noche frecuentaba un club nocturno de mala fama, trabajando como especialista en vigilancia y mensajera para una agencia de detectives privados. Esto eventualmente la llevó a ser informante de la policía, un puesto que le hizo ganar algunos enemigos.

Pronto el comienzo de la Segunda Guerra Mundial le pondría fin a la investigación y la duda de quién mató a Madame Toureaux quedaría como un misterio para siempre.

Algunas de estas muertes misteriosas que jamás fueron resueltas son simplemente escalofriantes, otras inexplicables, pero, ¿cuáles son tus teorías? Colócate el sombrero de detective y déjanos tus comentarios al respecto, y si te gustó esta lista no dudes en compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *