6 mitos urbanos que resultaron ser ciertos

En cualquier lugar del mundo existen leyendas, popularizadas a través de rumores que van de boca en boca, sin embargo, ¿cuántas de ellas podrían ser reales? La verdad es que la gran mayoría no lo son, ¡pero algunas sí! Sigue leyendo para descubrir cuáles son estos mitos urbanos que resultaron ser ciertos y mira cómo simples hechos curiosos pueden transformarse en creencias comunes con el paso del tiempo.

#1 El Hombre Verde o “Charlie sin cara”

Este es un mito bastante cruel que seguramente escucharás si vas al oeste de Pennsylvania. Según la leyenda, El Hombre Verde o “Charlie sin Cara” es una entidad sobrenatural o demonio que deambula por los caminos rurales de noche.

La verdad es que esta creencia está basada en una persona real: Raymond Robinson fue un hombre que tuvo un accidente eléctrico en su juventud, donde desafortunadamente perdió sus ojos, nariz, una oreja y un brazo. Su piel estaba tan deteriorada que tenía una tonalidad extraña, verdosa. Al enfrentarse al rechazo de la sociedad, la única manera de que pudiera salir cómodamente era de noche.

#2 El Coleccionista

Esta es una leyenda urbana muy común en toda localidad, donde se puede creer que aquellos vecinos sombríos y herméticos estén haciendo algo horripilante en sus sótanos. La más popular incluye una orgullosa exposición de partes humanas en tarros de vidrio, pero, ¿a quién podría ocurrírsele semejante atrocidad?

Lamentablemente, en Rusia sucedió algo parecido: el historiador local Anatoly Moskvin robaba cadáveres de los cementerios para hacer con ellos muñecas en tamaño real, vistiéndolos con ropas, guantes, zapatos y hasta pelucas rubias. La policía encontró al menos 29 de estos escalofriantes ejemplares en su casa.

#4 La Leyenda del Chico Perro

Este mito se origina en Arkansas, Estados Unidos, y su terrible historia involucra a un niño siniestro que pasa sus años de juventud torturando sin piedad y experimentando con perros y gatos locales. Según la creencia, también contaba con poderes paranormales.

La leyenda del Chico Perro es en parte real, basada en la vida de Gerald Floyd Bettis, quien solía tener su casa familiar atestada de perros y gatos callejeros para torturar. Aparentemente, también fue un tirano con sus padres, ya que según vecinos los mantenía aprisionados en el segundo piso y solo les daba alimentos cuando decidía que era su momento de comer. No existen pruebas de que tuviera poderes sobrenaturales, pero sí se sabe que era un hombre gigante de casi 2 metros de altura y más de 130 kilos.

#4 Cropsey: “El Coco” en la vida real

Cropsey realmente es una especie de “Coco” que se roba a los niños. La leyenda urbana se desarrolló entre los años 70 y 80 después que varios niños desaparecieron en Staten Island.

Dentro de un bosque cercano se encontraba el Asilo Willowbrook para niños mentalmente discapacitados, una institución que más adelante se haría famosa por sus terribles condiciones de vida. A finales de los 80, la policía finalmente encontró a un hombre llamado André Rand, un ex-empleado de la institución que desde su renuncia habría vivido en medio del bosque. El sujeto en cuestión abusaba de drogas y era posiblemente ocultista, el candidato perfecto para ser un “Coco” de verdad.

Aunque nunca fue imputado con los cargos de los asesinatos de los niños, Rand se encuentra actualmente cumpliendo una pena de 50 años por secuestro y asesinato en primer grado, y es el principal sospechoso en las desapariciones de Cropsey.

#5 Vampiros de la Grasa Humana

Esta es una historia particularmente espeluznante. El mito urbano es similar a aquella popular leyenda sobre el tráfico de órganos humanos, pero en realidad tiene su origen hace 400 años en Perú.

Los habitantes locales hablaban de vampiros que acechaban y se alimentaban de la grasa de los turistas, dejando atrás sus demacrados cuerpos. Al final, resultó ser que el rumor no era tan falso, excepto que se trataba de traficantes que engañaban a las personas y les quitaban la grasa para venderla en el mercado negro.

La policía peruana investigó esta historia por años, pero no fue hasta 2009 cuando el General Eusebio Félix Murga, director de la unidad de investigación criminal, anunció que habrían desmantelado una banda criminal que, en efecto, traficaba con grasa humana.

#6 Sombras en las esquinas

La línea de leyendas urbanas sobre “Gente Sombra” es parte del folklore popular, donde estos entes aparecen y desaparecen rápidamente. Sin embargo, las personas que dicen haberlos vistos casi siempre se encuentran sin haber dormido mucho o en estado de parálisis del sueño. Por años, miles han jurado haber despertado en medio de la noche con una figura sombría mirándolos desde arriba o al otro lado de la habitación.

Por lo menos hubo un caso donde la visión pudo haber sido cierta. Un hombre que vivía solo en Fukoka, Japón, empezó a sospechar que tenía compañía cuando notó que las cosas cambiaban de lugar y su comida desaparecía. Decidió colocar un sistema de vigilancia por cámaras en su apartamento, y efectivamente con las grabaciones se dio cuenta de que algo escalofriante estaba sucediendo.

Vio a una mujer mayor saliendo de su alacena. Se trataba de Tatsuko Horikawa, una persona indigente de 58 años que admitió haber vivido en la casa durante casi un año, escondiéndose dentro de gabinetes y alacenas. Obviamente esta historia no prueba que la “Gente Sombra” sea real, pero podría hacerte pensar dos veces antes de tener miedo a lo sobrenatural cuando te sientas observado.

¿Cuál de estos mitos urbanos que resultaron ser ciertos te ha llamado más la atención?, ¿conoces alguna otra historia popular en tu localidad? Déjanos tus comentarios y si te gustó no dudes en compartir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *