¡Gracias por tanto, mujeres!

La historia de la humanidad no sólo se ha formado gracias a las hazañas de grandes hombres, también las mujeres han participado y contribuido al mundo actual. De hecho, a ellas les ha costado más trabajo, pues siempre se han visto en desventaja.

Existen nombres que, famosos o no, no podemos dejar pasar, pues a muchas de ellas les debemos grandes cambios sociales, políticos y hasta científicos. Por eso, hoy queremos hablarte de cinco grandes mujeres que han hecho de éste un mundo mejor para las futuras generaciones.

Ojo, no queremos decir que no hayan sido reconocidas, pues la historia les ha hecho justicia poco a poco, simplemente queremos recordarte sus nombres y el porqué de su importancia en el mundo.

 

#1 Marie Curie

Sin duda, es una de las mujeres más importantes en la ciencia, pues su inteligencia la llevó lejos para conseguir sus sueños. Vivió de 1867 a 1934.

Fue física y química polaca. Estudió en una escuela secreta de su país que la gente conocía como Universidad Flotante. En esa época, las mujeres tenían prohibido educarse, pues se pensaba que no merecían y no podían pensar.

Ella y su hermana, cansadas de esconderse para poder estudiar, decidieron mudarse a Francia para estudiar en La Soborna, una universidad de parís donde las mujeres eran bienvenidas.

Marie fue amante de los metales y los magnetos y pronto descubrió la radiación de los mismos, luego de estudiarlos, observarlos y analizarlos. Esto la llevó a descubrir dos nuevos elementos radioactivos: el polonio y el radio.

Hoy en día, esta radiación se utiliza para sanar enfermedades y Marie se hizo acreedora de dos Premios Nobel por su importante trabajo.

“No hay que temer a nada en la vida, sólo tratar de comprenderlo.”

– Marie Curie.

 

#2 Madre Teresa de Calcuta

Su nombre verdadero fue Afnes Gonxha Bojaxhiu. Vivió de 1910 a 1917.

Dedicó su vida a Dios y a todo tipo de personas más necesitadas como enfermos y pobres. Fundó la congregación Misioneras de la Caridad en los años 40, luego de un “llamado divino” que tuvo durante un viaje en tren, con la que comenzó a ayudar a la gente que lo necesitaba.

Se dedicó a luchar en contra del aborto y la eutanasia que, si bien, son temas que hoy en día tienen más adeptos, lo que valoramos en ella es la tenacidad y la lucha que realizó siempre en pro de la vida humana.

Quizá uno de sus principales logros fue la aceptación en la sociedad de los leprosos, ancianos y ciegos, pues fundó muchos asilos para estas personas, así como su amor por los niños que la llevó a crear innumerables refugios.

“El que no sirve para servir, no sirve para vivir.”

– Madre Teresa de Calcuta.

 

#3 Coco Chanel

Gabrielle Chanel vivió de 1883 a 1971. Nació en el centro de Francia y se crió en un convento, donde aprendió a coser, a pesar de no contar con telas de colores que no fueran blanco o negro.

Más tarde, trabajó como costurera durante el día y como cantante durante las noches en un bar que era visitado en su mayoría por soldados. Ellos la bautizaron como Coco.

Desde siempre, su sueño fue tener su propia boutique en París, por lo que no dudó en tomar el préstamo que le ofreció alguno de sus adinerados amigos. Su publicidad fue, literal, de boca en boca, pues ella vestía sus propias prendas y cuando le preguntaban sobre las mismas mandaba a la gente a su boutique.

Fue ella quien modificó el uso tradicional del color negro, normalmente asociado a la muerte, y lo convirtió en un color elegante, de status e importancia. De hecho, muchas de las prendas que usamos hoy en día, aunque no sean de la marca Coco Chanel, están inspiradas en sus diseños, por lo que es la diseñadora de moda más importante de la historia.

“Algunas personas creen que el lujo es lo contrario a la pobreza, pero es falso. El lujo es lo opuesto a la vulgaridad.”

– Coco Chanel.

 

#4 Nadia Comaneci

Este es un gran regalo para los amantes de los deportes, pues Nadia Comaneci fue gimnasta olímpica. Afortunadamente sigue con vida y su legado deportivo sigue siendo insuperable.

Nació en Rumania y ganó tres medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá, en 1976, donde a los 14 años impresionó al mundo con su notable técnica.

En Moscú, 1980, ganó otras dos medallas de oro y fue la primera gimnasta en la historia en conseguir el puntaje perfecto en una competición, una rutina de 20 segundos que han quedado grabados en la memoria del mundo.

“Yo siempre dije que deseaba ganar una medalla olímpica y gané nueve.”

– Nadia Comaneci.

 

#5 Evita Perón

Eva Perón nació en Argentina en 1919. Desde niña soñó con ser actriz y convertirse en una estrella de cine, pues su situación económica no era la mejor. Su familia era humilde y ella siempre aspiró a más.

A los 15 años, Eva salió de su ciudad natal, Los Toldos, para llegar a Buenos Aires, la gran ciudad, donde gracias a su determinación, su entusiasmo y su talento consiguió ser una afamada actriz en radio y teatro.

Sin embargo, la fama no le quitó las ganas de ayudar a los más necesitados y a quienes pasaron las mismas penurias que ella. Tiempo después conoció a Juan Perón, un coronel y poderoso político, de quien se enamoró y con quien se casó.

Perón llegó a la presidencia años más tarde y Eva fue conocida de inmediato como “Evita”. El pueblo la amaba por su compromiso con el pueblo y su pasión por ayudar, ya que como primera dama siempre luchó por los derechos de las mujeres. Gracias a ella, Argentina concedió el voto a las mujeres para votar.

La gente le pidió que se postulara a la vicepresidencia, pero decidió no hacerlo porque consideraba que los políticos no podrían lidiar con una mujer joven y exitosa, además, se le diagnosticó una terrible enfermedad que le impidió hacerlo.

A consecuencia de esa enfermedad, murió en 1952 y el pueblo argentino la despidió con gran dolor.

“¡Hay que querer!, ¡ustedes tienen el deber de pedir!, ¡aprendan a desear!”

– Evita Perón.

 

Estas son sólo algunas de las mujeres más importantes que cambiaron la historia en distintos ámbitos, no sólo en la política, sino en rubros como el deporte o la ciencia, incluso la religión.

Si ya las conocías, tu tarea es no olvidarlas y si no, felicidades, ahora sabes por qué éste es un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *