Los 5 automóviles más rápidos del mundo

Con cada nuevo modelo de vehículos, vemos asombrados como aumentan los caballos de fuerza. Sin embargo, si los comparamos con otros modelos, estos se quedan muy atrás en cuanto a su capacidad. Es por eso que en esta ocasión te compartimos los cinco automóviles más rápidos del mundo. Esta lista solamente incluye modelos que salieron a la venta por lo menos 20 unidades, por lo que no aparecen los fórmula 1 o modelos similares.

 

1) Bugatti Veyron 16.4 – 408.47 km/h: Este vehículo fue diseñado y desarrollado por Volkswagen, y ha sido producido por Bugatti Automobiles S.A.S desde 1990. La versión básica de los Bugatti Beyron fueron continuadas hasta 2011. Cuenta con un motor W16, lo equivalente a dos motores V8. Utiliza neumáticos especiales Michelin diseñados específicamente para darle la mayor velocidad a este carro. Su peso es de 1,888 kilogramos y su tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h es de solamente 2.46 segundos. El Bugatti Veyron obtuvo el récord del vehículo más rápido del mundo en el 2007, título que le fue quitado por el SSC Ultimate Aero TT. Cuenta con 1,001 caballos de fuerza y su costo es de aproximadamente €1.6 millones de euros sin impuestos. Se crearon 500 unidades de la versión coupé y 300 de la versión descapotable. 

Bugatti_Veyron in/bei Gerlach in Nevada_USA

2) SSC Ultimate Aero TT – 411.76 km/h: Con su motor V8 turbo de 1,199 caballos de fuerza, este automóvil ocupa el cuarto puesto de esta lista. Su velocidad máxima es de 411.76 km/h, pero con algunas modificaciones podría llegar teóricamente a los 439 km/h. Fue producido desde el 2006 al 2012 por Shelby Super Cars. Aunque es muy rápido, es “barato” ya que cuesta $700,000 dólares, la mitad del precio del Bugatti Veyron. Su aceleración de 0 a 100 km/h es de 2.63 segundos. Su peso de fábrica es de solamente 1,500 kilogramos.

SSC_Ultimate_Aero_TT

3) Koenigsegg Agera R – 420 km/h: Creado por Koenigsegg, su periodo de producción fue del 2011 al 2014. Su precio de venta es un poco mayor a $1.5 millones de dólares. Cuenta con un motor V8 y una caja de 7 velocidades con los cambios en el volante. Su rendimiento de gasolina es de 3.42 km/L en la ciudad y de 4.87 km/L en carretera. Este vehículo acelera de 0 a 300 km/h en solo 14.53 segundos. Cuenta con un motor de 1,1140 caballos de fuerza y 7,100 revoluciones por minuto.

Koenigsegg_Agera_R

4) Bugatti Veyron Super Sport – 431 km/h: El segundo coche de Bugatti en esta lista, es la mejora del Veyron normal. Cuenta con 1,200 caballos de fuerza y un modelo aerodinámico mejorado respecto al modelo anterior. Aunque alcanza una velocidad de 431 km/h, está limitado electrónicamente hasta los 415 km/h para proteger a los neumáticos. Esta medida se toma porque las llantas podrían desintegrarse si no se limitara la velocidad. Estableció el récord de velocidad el 26 de junio y lo mantuvo hasta el 2013, cuando el Hennesey Venom GT se lo arrebató. Parece que a Bugatti no le basta este vehículo, ellos quieren tener el carro más rápido de todos, ya que se rumora que saldrá una versión más potente al mercado. Se fabricaron únicamente 30 unidades de esta versión: 25 con el límite electrónico y 5 sin este.

Bugatti_Veyron_Super_Sport

5) Hennessey Venom GT – 435.21 km/h: El vehículo más rápido del mundo alcanza una velocidad de 435.21 km/h. Se produjeron 30 unidades del Venom GT, de las cuales 25 están limitadas electrónicamente a los 427 km/h. El chasis es el de un Lotus Exige y cuenta con el motor LS9. Cuenta con un motor V8 biturbo que alcanza los 1,262 caballos de fuerza. Esta imponente máquina llega de 0 a 300 km/h en solo 13.63 segundos, obteniendo el récord mundial por eso. Según el fabricante, este vehículo es teóricamente capaz de llegar hasta los 447 km/h. Aunque es el coche más rápido del mundo, es relativamente barato, ya que cuesta “solamente” $1 millón de dólares. A los compradores de este vehículo se les da una orientación de conducción de un día e instrucciones por un piloto de prueba antes de la entrega.

Hennessey Venom GT

Es asombroso ver la velocidad que alcanzan estos vehículos, a bordo de ellos llegarías a cualquier parte en cuestión de segundos, claro si no te encuentras con el tránsito de las ciudades. Sin embargo, que los automóviles lleguen a alcanzar esa velocidad no significa que siempre tengan que ir al máximo. Hay que disfrutar de la adrenalina pero cuidando la seguridad tuya y de los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *