Los 5 escritores con vidas más traumáticas

Los grandes genios de la escritura no necesariamente llevaron vidas tranquilas y felices. De hecho, muchos de ellos padecieron la discriminación, los infortunios y el sufrimiento.

Estos son los 5 escritores con las vidas más traumáticas

 

#1 Virginia Woolf

Virginia Woolf luchó contra la depresión durante toda su vida. Su primer intento de suicidio fue en 1904, cuando tenía 22 años. Finalmente logró su trágico final unos 40 años más tarde. Los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial habían devastado su hogar en Londres. Desanimada con su trabajo y angustiada por la crisis mundial cayó en un pozo tan profundo que le fue imposible salir.

El 28 de marzo de 1941, se puso su abrigo, salió de su casa en Rodmell, Inglaterra, llenó los bolsillos de piedras pesadas y entró en el río Ouse, donde se ahogó.

Le dejó una nota desgarradora a su marido, al que le contaba que sentía que se estaba volviendo loca nuevamente y que no quería seguir arruinando su vida.

 

#2 Ernest Hemingway

Ernest Hemingway llegó a los cincuenta años con la salud quebrantada y una vida dura. Además sufrió varios accidentes trágicos, ya que su avión se estrelló mientras se encontraba realizando un safari en África y el avión que vino a rescatarlo también sufrió un accidente.

En los últimos años de su vida, Hemingway luchó contra un dolor crónico y una depresión severa. Se sometió entonces a una terapia de shock, en 1960, que le hizo perder la memoria y daño su habilidad de escribir.

Decidió entonces que ya había tenido suficiente y se disparó con una escopeta en el vestíbulo de su casa de Ketchum en Idaho.

Si bien en un primer momento se habló de un accidente producido mientras limpiaba el arma, eventualmente la verdad salió a luz.

 

#3 Oscar Wilde

La vida de Oscar Wilde fue trágica debido a su notoria homosexualidad, un hecho condenable en la era victoriana, que era sumamente puritana. Fue llevado a juicio, acusado de sodomía y fue absuelto solo para ser condenado a dos años de trabajo forzado en un nuevo juicio. En ese momento, su matrimonio se vino abajo, perdió a sus hijos y a sus amigos, fue humillado públicamente y quedó en bancarrota.

 

#4 Tenesse Williams

Tenesse Williams fue un dramaturgo muy premiado, creador de obras tan populares como “Un tranvía llamado deseo”, también conoció el drama en su vida personal. Durante su vida, luchó contra un serio abuso de sustancias. A comienzos de los años sesenta, consumía cada día dos paquetes de cigarrillos, mucho licor y un puñado de pastillas.

El 24 de febrero de 1983, mientras consumía sus tranquilizantes nocturnos, Williams se atragantó con la tapa del frasco de medicamentos en su habitación del Hotel Elysee en Nueva York.

El exceso de fármacos que estaba tomando impidieron su reflejo de náusea y por ende no pudo expulsar la tapa. Su cuerpo fue hallado la mañana siguiente.

 

#5 Sylvia Plath

 

La icónica poetiza feminista Sylvia Plath hizo referencia a su experiencia con la depresión en su novela autobiográfica “The Bell Jar” y en poemas como “Daddy” y “Lady Lazarus”.

Durante su juventud intentó suicidarse consumiendo las píldoras tranquilizantes de su madre y luego de ello fue internada durante seis meses en un psiquiátrico.

Ella había recibido varios tratamientos infructuosos para la depresión crónica, incluyendo la terapia de electrochoque. Nada funcionó.

En la mañana del 11 de febrero de 1963, mientras sus hijos dormían en la habitación contigua de su casa de Londres, cubrió la puerta que comunicaba su habitación y la cocina con toallas húmedas.

Dejó una nota para su vecina pidiéndole que llamara a un médico. Luego se arrodilló en el suelo e introdujo la cabeza en el horno de gas.
Estos son algunos de los escritores con las vidas más traumáticas. ¿Conoces otra historia trágica para compartir?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *