Los 6 juguetes más polémicos de la historia

La inocencia de un niño, por definición empírica, es el lienzo que le permite plasmar sus primeras inquietudes de la vida. Es por eso que todo padre se preocupa por resguardar esta condición en sus pequeños a cualquier costo.

Observar, curiosear, explorar y experimentar son procesos que, en las etapas iniciales de crecimiento, pueden verse alterados por los amigos más divertidos: los juguetes. Sí, a veces, estas creaciones atentan contra la salud mental y física de los pequeños de la casa y es un motivo importante para descartarlos.

A continuación, los 6 juguetes más polémicos de la historia:

#1 Laboratorio de energía atómica Gilbert U-238

Después de la Segunda Guerra Mundial, algunos parecen haber quedado emocionados con la E=mc2 de Einstein y es que el lanzamiento de “Little Boy” y “Fat Man”, dos bombas atómicas dirigidas a Hiroshima y Nagasaki respectivamente, dio ideas para buscar “prospectos” en lugares tan inusuales como las casas de familia.

Así fue como entre 1950 y 1952 salió al mercado un laboratorio con fines “educativos” que contenía, nada más y nada menos, uranio. Cuatro tipos de mineral de uranio, ¿pueden creerlo? Ah, y la guinda… además de otros artefactos extraños o desconocidos para la mente de un infante, se suma un manual detallado denominado “La prospección del Uranio”. ¡Despejando dudas a diestra y siniestra!

#2 La pistola “supuestamente mágica” de un tal Austin

Austin Magic Pistol es el nombre de una fabricación tan ilógica y sin sentido como su nombre. Su propia publicidad lo vendía, en los años 40, como nada perjudicial y según había sido probado por el Laboratorio de Pruebas de Detroit.

¿Qué función realizaba esta obra macabra anti-niños? Disparar bolas de ping pong. Pero no todo acaba ahí, y es que es necesario añadir los “cristales mágicos de Austin”, una denominación disfrazada para el Carburo de Calcio, que al estar en contacto con agua provocaba una pequeña explosión. Este efecto expulsaba la bola con bastante fuerza.

Más peligro, imposible. Aunque lo que viene no se queda atrás.

#3 Examinar huellas a lo CSI

La televisión, con el paso de los años, da la impresión de volverse más negativa y trasmisora de antivalores, sobre todo para los niños. Peor aún es cuando ese material se reproduce fuera del mundo de la pantalla chica y representa un alto riesgo.

Esto sucede con el Kit Examinador de Huellas Digitales CSI, que detrás de su mensaje para motivar a chicos a ser forenses (aprovechando el éxito de la serie, claro está) incluyen un polvo cuyo contenido estaba formado por un 7% de tremolita, perteneciente al grupo de asbesto blanco. Nada más que decir. Saquen sus conclusiones.

#4 Adelantando el instinto maternal

La tienda de muñecas Berjuan se encargó de vender muy bien una etapa de la mujer, pero… se adelantaron en demasía. ¿Cuál es esa? Ser madre.

Su función estaba ligada a una prenda, con la que también se usaba el “bebé glotón”, una especie de camisa -o casi un top- que al contacto con el juguete sacaleches, el biberón comenzaba a llenarse de forma inmediata.

Con esto se demuestra la delgada línea entre la educación y lo polémico. Cada ser humano posee una percepción distinta.

#5 A volar con la Nimbus 2000

¿Quién ha visto al menos una película o leído un libro de la saga Harry Potter? No habrá respuesta unánime, pero sí una gran cantidad de fanáticos amantes de la historia. La empresa Mattel para “saciar” las ansias de los más pequeños seguidores creó la Nimbus 2000. Esa escoba mágica que te paseaba por los aires y era una auténtica ilusión infantil.

Imaginen la emoción de un niño. Le repiten al menos unas cien veces a sus padres “yo la quiero”, los padres piensan “Dios, otro juguete más”, igual terminan comprándola, llega el momento de abrirla, probarla y… se ha acabado el cuento inocente.

De repente se descubre una realidad placentera y aterradora para los padres y cómo no si se comprueba que te manda a volar, hasta ver las estrellas pero de otro modo. Solo con la vibración de la escobita, bueno, al menos eso dicen.

#6 Cero privacidad con la Barbie Video Girl

Según los estereotipos presentes en la sociedad, las niñas adoran jugar con sus muñecas. Hay sus excepciones, pero es como un patrón a seguir. Las Barbies son un clásico y las favoritas, sin embargo, existe un modelo algo invasivo.

La Barbie Video Girl integra una cámara escondida en su torso, el lente se encuentra en la parte de adelante y en su espalda una pantalla LCD para ver las imágenes grabadas.

¿En qué afecta? Además de invadir la privacidad puede ser, según el FBI, “un posible método de producción de pornografía infantil”. En pocas palabras el arma perfecta de los pedófilos.

 

¿Qué opinión te merecen estos 6 juguetes polémicos de la historia? Dinos qué piensas acerca del tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *