El mito del multitasking, ¿quién puede hacerlo todo?

Lo hemos leído en decenas de post que aparecen en nuestras redes sociales, algunos se lamentan por no tener “el don”, otros sonríen porque aseguran que fueron bendecidos con él, es el famoso multitasking o el arte de realizar varias tareas al mismo tiempo.

Lamentablemente para pena de muchos, ser multitarea es tan irreal como el chupacabras o un viernes de quincena sin exceso de tránsito en la Ciudad de México.

Pero no te sientas mal, muchos hemos caído en la creencia del mito multitarea y esto se debe principalmente a una de las herramientas que más utilizamos hoy en día: el maldito y sensual smartphone.

El maldito smartphone

¿Cuántas veces has puesto junto a ti el teléfono celular en alguna reunión con tus amigos o tu familia?, convenciéndote a ti -y muchas veces también a los demás- de que puedes concentrarte perfectamente en el tema de conversación y atender los “asuntos importantes” que aparecen en tu Smartphone al mismo tiempo.

Los menos cínicos suelen colocar el teléfono boca abajo a la vista de todos, sólo para revisar cada 5 minutos alguna nueva historia en Instagram, una nueva notificación de Facebook o comprobar que el grupo silenciado en WhatsApp pasó de 300 a 600 mensajes sin leer en menos de veinte minutos.

Al final, lo mismo de siempre, todos los que están a la mesa se encuentran con la cabeza agachada y brillante por el destello del celular en sus rostros y disfrutan de una discusión interrumpida cientos de veces.

El problema con los teléfonos celulares es que se han vuelto una parte muy importante de nuestras vidas, casi indispensable. México es el país que pasa más tiempo pegado a estos dispositivos.

Según datos de empresas como Statista y PlusOne los mexicanos pasamos en promedio 5 horas y 30 minutos al día utilizando el celular, seguidos de Brasil con 4 horas y 48 minutos y China con 3 horas y 3 minutos.

 

Dato curioso: Alemania es el país que pasa menos tiempo en el celular con 1 hora y 37 minutos por día.

Así que lo más probable es que los smartphones nos acompañen a lo largo del día cuando hacemos cualquier otro tipo de actividades y aunque creamos que esto nos califica para ser multitasking, no es así.

 

¿Qué dice la ciencia?

De acuerdo a un estudio reciente realizado por la Universidad de Chicago, la sola presencia de los smartphones nos resta capacidades cognitivas como:

  • Percepción
  • Razonamiento
  • Memoria
  • Atención
  • Comprensión
  • Solución de problemas

Así que realmente no somos tan capaces de cumplir con una reunión y utilizar el celular al mismo tiempo, no podemos textear y platicar ni tampoco hablar por teléfono y redactar un informe al mismo tiempo.

Existe una gran cantidad de información a nuestro alrededor todo el tiempo y nuestro cerebro no es capaz de procesarla toda, por lo que decide seleccionar ciertas partes del mundo exterior a las cuales pueda dedicarles atención.

Por lo tanto, únicamente estaremos en condiciones de comprender cierta cantidad de cosas y fenómenos uno por uno.

No todo está perdido

Cuando nos encontramos haciendo varias cosas a la vez, nuestro cerebro pasa de una tarea a otra sin detenerse desviando su atención, así que realmente no estamos haciendo todo al mismo tiempo.

No obstante, hay un par de casos en los cuales podríamos considerar que somos multitareas:

 

#1 Actividad automática: una de las actividades que realicemos debe ser algo prácticamente automático para nuestro cuerpo como caminar o respirar.

#2 Procesamientos cerebrales distintos: las actividades que estemos realizando deben tener procesos cerebrales diferentes como leer y oír música, aunque esta debe ser sin letra.  

 

Cambiar constantemente de una actividad a otra es tremendamente agotador para el cerebro y no es recomendable, ya que lo vuelve menos productivo.

Por otro lado, un estudio realizado por la Universidad de Pennsylvania encontró que existen personas que son más productivas cuando tienen la idea de que están realizando varias actividades al mismo tiempo; aunque cabe mencionar que esto es sólo una percepción suya, algo así como un efecto placebo que contribuye además a reducir el aburrimiento.

Así que por más que presumas con todos tus amigos y familia que eres de los pocos privilegiados que posee el don del multitasking, lamentamos mucho decirte que esto es un mito y lo más probable es que termines realizando tus tareas diarias al 50% de productividad y ganas; pero eso sí, con el doble de estrés.

La próxima vez que quieras hacer todo de un jalón mejor tómate tu tiempo con cada cosa, aprovecha al máximo cada momento y dale a cada tarea el lapso adecuado, algún día tu cerebro te lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *