¿Qué nos depara el futuro? Sexo con robots

No, no estás leyendo mal. El sexo con robots ya no es sólo algo que puedes imaginarte o ver en una película de ciencia ficción. Hoy existen una gran cantidad de empresas que están dedicando todos sus esfuerzos a construir y desarrollar robots con los cuales puedas interactuar sexualmente y ¿qué crees? Ya están a la venta.

Muchos podrían pensar que tener sexo con un robot no tiene tantas complicaciones, algunos incluso dirían que aligera los problemas que de por sí, ya existen al mantener una relación sexual, pero, existen muchas cosas que deberíamos comenzar a considerar antes de centrarnos en las bondades que puede tener este tipo de práctica.

Este año, la Fundación para las Consultas sobre Robótica Responsable (FRR) desarrolló un informe sobre los robots sexuales que existen hoy en el mercado, considerando las repercusiones particulares que puede tener esta industria en la sociedad. Pero antes de ahondar en ello, te hablaremos un poco más sobre este tipo de tecnología.

Se vende robot sexual

Los robots para uso sexual existen en género masculino y femenino y se venden actualmente en distintos países como Holanda, Reino Unido y Japón. Sus precios varían entre los 5 mil y los 15 mil dólares, dependiendo del grado de sofisticación en su ingeniería y su personalización.

La mayoría de las cosas que puedes personalizar en los robots sexuales se refieren a su apariencia, las opciones incluyen:

  • Color de ojos
  • Vello púbico (color y forma)
  • Orejas (regulares o de elfo)
  • Cabello
  • Color de piel y maquillaje
  • Forma del rostro
  • Personalidad

Actualmente las compañías que los fabrican cuentan con aplicaciones, que permiten a los usuarios de los robots programar diferentes voces y estados de ánimo.

Casi todos los robots sexuales están equipados con sensores que responden al tacto. Ninguno de ellos está habilitado aún para caminar, sin embargo, compañías como Abyss Creations, esperan añadir esta habilidad a sus robots cuando la tecnología para ello baje un poco de precio.

Más que sexo

Quizá el reto más ambiciosos al que se enfrentan los desarrolladores de estos productos es el uso de Inteligencia Artificial para crear una experiencia más realista. Algunas empresas buscan que sus robots sirvan más allá del uso sexual y sean utilizados como robots de compañía. Dotarán a sus creaciones con ciertas habilidades como aprender sobre su dueño y mantener una conversación, buenas noticias para aquellos que les cuesta trabajo interactuar con otras personas.

Es verdad que el uso de estos robots aún no es tan común, incluso en países que son líderes tecnológicos, pero, es necesario comenzar a considerar cuáles serán las repercusiones de usar este tipo de tecnología, porque no sólo impactará a los dueños del producto, también a toda la sociedad.

Robots sexuales que asemejan niños

Actualmente existen algunas compañías que planean diseñar robots con apariencia infantil. También existen otras que ya han desarrollado muñecos sexuales con estas mismas características. Sus creadores aseguran que este tipo de productos pueden ayudar a prevenir trastornos mentales como la pederastia; no obstante, muchos especialistas señalan que el uso de este tipo específico de robots sexuales, puede reforzar deseos pedófilos contribuyendo a normalizar esa actividad.

Robots sexuales que simulan violaciones

Algunas de las personalidades que los desarrolladores pueden incluir en los robots sexuales incluyen la sumisión extrema. Robots que pueden resistirse a tener sexo a tal grado de figurar una violación. ¿Cómo explican esto sus inventores?

Consideran que robots como estos servirán para tratar a personas que son propensas de cometer algún tipo de agresión sexual, pero… Los impulsos de dominación y sometimiento que algunas personas tienen, no pueden desaparecer llevándolos a cabo.

Sería lo mismo decir que para dejar de comer chocolate, debes de comer kilos de él primero.

Trabajadores sexuales robóticos

Desde el año 2004 en Tokio, se ofrecen robots en algunos servicios de acompañantes, pensando a futuro, quienes participan en este tipo de industria creen que dentro de los próximos 50 años habrá una gran cantidad de burdeles que ofrecerán sus servicios a través de robots.

Quienes apoyan cierto tipo de prácticas como  la legalización de la prostitución y el comercio sexual consideran, que incluir robots sexuales en esa industria puede contribuir a detener la explotación sexual; sin embargo, la prostitución legal no ha logrado acabar con este tipo de trata de personas.

El sexo con robots es una realidad, pero no debe ser tomada a la ligera. Es cierto que la tecnología trae consigo una gran cantidad de beneficios pero, no está de más considerar también sus consecuencias.  

¿Estarías dispuesto a tener sexo con un robot? Dinos lo que opinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *