Top 3 de las empresas mexicanas que empezaron con nada

Existen grandes empresas que apabullan el mercado gracias a su éxito y arraigo en la sociedad. Tanto es su prestigio que la gente tiene sus marcas y productos en la mente todo el tiempo. Pero, para la mayoría, debió pasar mucho tiempo para que llegaran donde están.

Son bien conocidas las historias de grandes empresas que consiguieron el éxito con base en paciencia, esfuerzo y dedicación, pues sus comienzos fueron inciertos y complicados; pero, sobre todo, fueron escasos de recursos, lo que los tenía a una larga distancia de su éxito actual.

Apple, Microsoft, Amazon, Coca Cola o Google son algunos grandes ejemplos de estas historias de perseverancia, pero como ya todos han hablado de ellas, hoy traemos hasta ti las 3 empresas mexicanas que iniciaron desde abajo y hoy son todo un hit en sus respectivos rubros.

 

#1 LUMEN

Es la empresa líder en papelería en México. Su historia en el negocio tiene ya más de 70 años y comenzó como un negocio familiar.

En 1943 se abrió la primera papelería de esta gran cadena en un pequeño local en la famosa calle de República del Salvador, esto en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Con el paso del tiempo, el negocio fue adquiriendo éxito y prestigio, por lo que, con la ayuda de sus contados trabajadores, Lumen comenzó a ampliar su gama de productos y con las ganancias pudo expandir su tienda y abrir más sucursales.

Así pasaron los años y la empresa de Luis Méndez (de ahí el LU-MEN) se fue consolidando cada vez más como el líder en productos de papelería tanto para casa, como para la escuela o la oficina.

En 1996, se creó el concepto Hiperlumen y actualmente cuenta con más de 46 tiendas repartidas a lo largo y ancho de nuestro país.

 

#2 BIMBO

Todo comenzó en 1945. Bimbo era una pequeña planta que tenía sede en la Ciudad de México, donde sus 34 colaboradores trabajaban a diario para sacarla adelante. Fue ese mismo año cuando seis empresarios decidieron poner su dinero en este proyecto.

Lorenzo Servitje, Roberto Servitje, Jaime Jorba, Jaime Sendra, José T. Mata y Alfonso Velasco aportaron su dinero y su experiencia con maquinarias y procesos industriales para que Bimbo creciera.

Con el objetivo de optimizar la producción y distribución del pan, estos seis sujetos lograron que Bimbo cubriera la alta demanda que existía en ese momento por sus productos.

Con el tiempo, el enfoque de la empresa pasó a ofrecer un pan de calidad, fresco y con una envoltura novedosa, por lo que creó rutas de distribución para llegar a todos lados, por lo que hoy tenemos la marca hasta en la sopa.

Así, en 1980, esta empresa mexicana comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores y cuatro años más tarde se expandió a Estados Unidos, Sudamérica, Asia y Europa.

Actualmente, Bimbo cuenta con más de 10 mil productos, 100 marcas y presencia en 22 países.

 

#3 LIVERPOOL

Los inicios de esta empresa que “es parte de mi vida” datan del año 1847, sí, leíste bien, desde el siglo antepasado.

Resulta que el francés Jean Baptiste Ebrard fue quien inició el negocio y al principio era un baúl de madera con textiles y ropa importada de Europa, en específico del Puerto de Liverpool, en Inglaterra.

Poco después se convirtió en una tienda formal en la calle de Capuchinas esquina con San Bernardo, que actualmente es la Avenida 20 de noviembre en su cruce con Venustiano Carranza, y con el tiempo comenzó a vender productos de otro tipo hasta que se convirtió en una tienda departamental.

Una de sus características, ya desde ese entonces, era la venta a crédito y la oferta de prendas a la moda, por lo que no tardo en obtener el prestigio que le conocemos hoy en día.

En 1944, Liverpool se estableció como sociedad anónima y en el 65 comenzó a cotizar en la Bolsa Mexicana de Valores. Actualmente, cuenta con más de 118 almacenes, 25 centros comerciales y 116 boutiques.

Además, con la compra de Suburbia, sus finanzas han mejorado, pues la misma empresa mantiene a las dos tiendas líder en su campo, aunque en distintas clases sociales, pues sus públicos son diferentes.

 

Como puedes ver, a veces sólo se necesita un poco de paciencia para lograrlo. Si actualmente tienes un changarro que quieres que prospere, no te desesperes, el éxito llegará tarde o temprano, sólo no desistas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *