Top los 5 Papas más polémicos de la historia

Por naturaleza, el ser humano siempre se ha valido de la fé para salir adelante. La fé, no necesariamente es religiosa, incluso, hay quienes tienen más fé en sí mismos que en Dios.

Pero lo cierto es que la religión es la principal receptora de fé en este planeta, sin importar si se trata del judaísmo, el catolicismos, el budismo, el cristianismo, etcétera.

Cada religión tiene su propia organización y aunque muchos no creen que las instituciones religiosas le hagan bien a la sociedad, la gran mayoría sigue siendo fiel a la Iglesia.

En el caso de los católicos, el mayor representante de la Iglesia es el papa. Considerado como el Santo Padre, el papa (también llamado obispo de Roma) se encarga de dirigir el Colegio Episcopal y el soberano Estado del Vaticano.

Se le considera como el sucesor de San Pedro, aunque su cargo es electivo. A nivel internacional, al vicario de Dios se le brinda un trato de jefe de Estado y posee inmunidad diplomática, por lo que no puede ser acusado en tribunales.

Actualmente, Su Santidad Francisco I dirige el catolicismo y como Santo Padre tiene las facultades de cualquier obispo, puede canonizar, nombrar cardenales y puede declarar dogmas.

Hasta el día de hoy, la Iglesia católica ha nombrado a 266 papas, pero aunque en teoría se trata de una de las personas más bondadosas del mundo, no todos han dado esa imagen ante los fieles, pues más de uno tuvo un pontificado polémico por distintas razones.

Por eso, hoy te traemos este top 5 de los papas más polémicos en toda la historia.

 

#1 Alejandro VI

Conocido como “el papa de las orgías”, Alejandro VI tuvo uno de los pontificados más polémicos de la historia, pues llegó a la silla papal luego de una serie de sobornos a los clérigos de la época.

Fue electo en 1492 y se le conoció por las numerosas amantes que tuvo, la mayoría de ellas eran niñas de 15 años, con quienes tenía relaciones sexuales y orgías en el Vaticano. Debido a eso tuvo varios hijos a quienes escondió y negó durante mucho tiempo.

 

#2 Sergio III

El año de su elección como Santo Padre fue el 904 y para la época fue toda una polémica cuando, a raíz de su elección, los clérigos comenzaron a relacionarse con las mujeres, pues, evidentemente, Sergio III lo hacía.

Con una de las tantas mujeres con las que este papa tuvo relaciones sexuales, engendró a un hijo, pero a diferencia de Alejandro VI no lo ocultó y de hecho, años más tarde, su hijo ocupó el mismo puesto bajo el nombre de Juan XI.

 

#3 Juan XII

Mejor conocido como “el papa asesino e incestuoso”, Juan XII fue un papa que llegó “demasiado alto”. Fue electo en el año 955 y era tan ambicioso que mató a un cardenal, castró a otro y además se acostaba con su madre.

Era tan intolerante que, se decía, torturaba a todo aquel que se atreviera a contradecirlo o a opinar de una forma distinta a la suya y fue en uno de esos castigos donde Su Santidad le quitó la carne a su detractor dejándolo con las heridas al rojo vivo.

 

#4 Clemente VI

Este es, probablemente, uno de los papas que más se acerca a nuestra realidad, pues realizó cosas que muchos de nuestra amada clase política hacen desde hace mucho tiempo.

Resulta que Clemente VI fue electo papa en 1342 y nombró cardenales a muchos de sus familiares y amigos, sí, nepotismo. Durante su pontificado tuvo muy mala reputación debido a sus acciones y a que, según cuentan, era un mujeriego.

Este estilo de vida lo llevó a contraer una enfermedad de transmisión sexual, lo que finalmente lo llevó a la muerte.

 

#5 Formoso

Llegamos al final de la lista para hablar de, que, probablemente, es el papa más odiado de todos los tiempos. Se trata de Formoso, quien desde siempre se involucró de manera directa en la política por lo que con el paso de los años se fue haciendo de enemigos sumamente peligrosos.

Fue electo Santo Padre en el 891 y murió sólo cinco años después, en 896. Cuando murió, su sucesor Esteban VI ordenó la exhumación de sus restos para que fuera llevado a juicio debido a los actos “no aptos” que había cometido durante su política de reinado papal.

Fue así como se juzgó y condenó a su cadáver, además se le despojó de las ropas papales. Tiempo después fue exhumado de nuevo para que su cadáver fuera descuartizado y arrojado al río Tíbet.

Como puedes ver, no todo lo que brilla es oro. Desgraciadamente, el catolicismo tiene un parte muy oscura que ningún sacerdote quiere que conozcamos, pero los hechos y la documentación no mienten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *